25 marzo, 2018

Una master-class con Rivka Golani

By planetaviola 0 484 Views

Hace un par de semanas tuve la posibilidad de asistir a una master-class de Rivka Golani en el Conservatori Superior de Música “Joaquín Rodrigo” de València gracias a la invitación mi profe del superior, y amigo, Francesc Gaya nos envía por email. Hasta ahora por un motivo u otro no había podido asistir a las master-class que se organizan en mi antiguo centro de estudios dentro del programa Erasmus+ pero esta vez sí pudo ser.

 

 

Como europeísta convencido que soy, y tras vivir experiencias Erasmus+ en primera persona, solo me cabe decir que me encantaría volver a estudiar solo por tener la oportunidad de disfrutar de todas estas grandes oportunidades didácticas y pedagógicas que tienen hoy en día los estudiantes.

Así que una vez hecha la introducción, vamos a conocer un poco más de quién es Rivka Golani.

Rivka Golani nació en Tel Aviv. Empezó estudiando con el violinista Alexander Moskosky y posteriormente con el vio lista Oedoen Partos. Se casó con el luthier húngaro Otto Erdesz y en 1974 se trasladaron a Canadá. Su marido, construyó para ella la que ha sido su viola durante su carrera.  Se reconoce fácilmente por la forma que tiene. Uno de los aros, el que está en contacto con el brazo izquierdo, está recortado, con una forma muy diferente a la que estamos acostumbrados a ver. Esta forma está diseñada para facilitar la subida a posiciones altas. Puede gustar más o menos, pero lo que sí que hay que decir que es una forma bastante peculiar y que no deja indiferente a nadie.

Volviendo a la vida de Rivka Golani, se separó y se volvió a casa y fue entonces cuando se muda hasta Londres.

En el ámbito pedagógico, decir que enseña en la Trinity College of Music de Londres y ha sido profesora en el Conservatorio de Birmingham, en la Universidad de Toronto y en ella Royal Academy de Londres.

Rivka Golani tiene una gran cantidad de grabaciones con las más importantes piezas escritas para viola como solista. En el ámbito instrumental, ha tocado con un gran número de orquestas como por ejemplo Boston Symphony, Royal Concertgebouw, BBC Symphony, Singapore Symphony, Israel Philarmonic o Tokyo Metropolitan.

En el poco tiempo que pude estar en la master-class (un par de horas), hubieron bastantes cosas que pude anotar en mi iPad. Tengo la sana costumbre que allá donde voy llevarlo encima y voy tomando apuntes. Las dos clases que pude ver fueron de dos alumnas del Conservatori de València. La primera tocó el primer movimiento del concierto de Walton y la segunda el primer movimiento también de Der Schwanendreher de Hindemith.

 

 

Siempre que tengo oportunidad asisto a clases de oyente (sea del instrumento que sea, pero si es de viola, mejor que mejor). La cantidad de cosas que puedes sacar en positivo, las ideas musicales, las nuevos recursos didácticos y técnicos y un larguísimo etcétera, me hace aconsejar asistir a todas las clases que podáis. Veréis las cosas desde un diferente punto de vista y sobre todo e importante, anotadlo todo, ya que así nunca se os olvidará.

En el concierto de Walton, Rivka Golani dio consejos en cuanto al sonido, la posición de la viola y sobre todo del vibrato. Algo que me gustaría destacar es el aspecto del vibrato. Realizó una serie de ejercicios para mejor el vibrato y ayudar sobre todo al 4º dedo, que suele ser el que más nos cuesta desarrollar el vibrato. Uno de los consejos que dio, y tras ponerlos en práctica y pensar en ello, estoy totalmente de acuerdo: ayudar mediante el movimiento de los dedos 1,2 y 3 al 4º dedo cuando está pisado y vibrando. Si los dedos que no participan están “quietos”, sin un movimiento activo, hará que el vibrato no sea tan presente y no tendrá la misma calidad que si lo hacemos así.

 

 

Rivka insistió bastante en cuanto a la producción del sonido, el tocar con un sonido desde dentro de la cuerda, evitando el sonido “aflautado”. Para ello, aconsejaba el sentir el dedo índice de la mano derecha en pleno contacto con la cuerda. De esta manera, el sonido será mayor y su calidad también aumentará. En definitiva, todo ventajas J

En la siguiente clase, la de Hindemith, tocó puntos muy interesantes como la posición corporal en el ámbito de la mejora de la producción del sonido. En el primer acorde del concierto (do, sol, mi, mi). Con una posición más erguida, la producción del acorde, y del sonido en general será mucho mejor que si tocamos más hacia atrás. Practicó un ejercicio que consistía en tocar en cuclillas para favorecer la producción del sonido del acorde. La finalidad es la de que en las notas graves del acorde, la posición del instrumento vaya más hacia delante (posición de cuclillas con el tronco adelantado) y las notas agudas con una posición más atrasada del tronco. En definitiva, ayudar de forma más natural al arco para que la producción del sonido sea mucho mejor y con mayor calidad.

 

 

La verdad que la experiencia de asistir a la master-class y escuchar repertorio más avanzado del que normalmente trabajo yo con mis alumnos en mis clases, hace que sea muy atractivo para mi y puedo absorber ideas y nuevos recursos que también usaré (y ya he puesto alguno en práctica) en mis clases.

Para finalizar dar las gracias a Paqui Sapiña por facilitarme y autorizarme a usar las fotos en este post y también, nuevamente agradecer a Francesc su invitación y agradecerle el ímpetu que pone en la coordinación Erasmus+ ya que sé de la dificultad organizativa y a veces lo poco reconocido que está todo el trabajo que ello conlleva. Así pues, no será la última vez que acepte su invitación.

Os dejo un vídeo con la interpretación de Rivka Golani a la viola y de Michael Hampton al piano de Après un Rêve de Fauré.

Un saludo,

Carlos 😉

A %d blogueros les gusta esto: