Friday, April 20, 2018
  • Friday, April 20, 2018

Limpiando tu arco

By on 25 octubre, 2015 0 140 Views

En la entrada de hoy os voy a hablar de cómo mantener limpio el arco de tu viola, o bien de tu violín, cello o contrabajo, pero no solamente la madera de la vara sino las crines también. Muchas veces, nos ocurre que las crines de la parte del talón, se oscurecen mucho y acumulan mucha suciedad. Esto es debido a que principalmente no usamos esa zona a la hora de tocar y por ello, la suciedad, partículas, polvo y diferentes residuos se van acumulando gracias a que la resina tiene propiedades de atracción.

Aparte de que cuando la zona del talón está sucia, por mucha resina que pongas no se adhiere bien a las crines y no puedes usar esa zona del arco por mucho que quieras, visual y estéticamente es bastante feo. Así pues, hoy vamos a aprender a limpiar esa suciedad. La primera cosa que os recomiendo es tener mucha PRECAUCIÓN ya que vamos a usar un producto que puede dañar la madera de nuestro arco. Por eso si no te atreves o eres demasiado pequeño, te aconsejo que pidas ayuda a tus padres para así no tener problemas con tu arco.

Necesitaremos lo siguiente:

  • Un trapo de algodón
  • Alcohol 96º (del que sirve para curar o desinfectar heridas)
  • Y repito, mucha precaución.

El alcohol es un producto abrasivo, es decir, aparte de servir para curar o desinfectar, limpiar en nuestro objetivo de hoy, también puede dañar el barniz de la madera, tanto del arco como de la viola. Por lo tanto, bajo ningún concepto tenemos que poner en contacto la madera con el alcohol.

Para empezar con la limpieza, cogeremos el arco, y quitaremos el tornillo del arco, así pues ,las crines quedarán sueltas y podremos alejarlas de la vara (y del barniz). Acto seguido, cogeremos el trapo de algodón y pondremos un poco de alcohol para así con cuidado, sin fuerza, frotaremos la zona de las crines que estén sucias. Veréis como la suciedad va pasando al trapo y desapareciendo poco a poco según vayas frotando. Si la zona del trapo queda muy sucia, y todavía quedan restos de suciedad, cambia de zona del trapo, mojándolo con un poco más de alcohol y repite de nuevo la limpieza hasta que quede limpio.

Tras la limpieza, hay que dejar el arco sin el tornillo, con las crines sueltas para que se seque bien el alcohol y así no tener ningún susto al volver a montarlo. Pasada media hora como mínimo, siempre comprobando que las crines estén secas, pasaremos a montar la nuez de nuevo a la vara y a enroscar el tornillo, viendo siempre que las crines estén bien colocadas y nunca dobladas.

El último paso que nos queda, será volver a poner resina, y ahora sí, podremos comprobar que la resina vuelve a adherirse perfectamente a nuestras crines.

Por último, para limpiar la vara, la podemos limpiar con una serie de productos específicos para la limpieza y conservación de los instrumentos de cuerda que vuestro lutier os puede aconsejar o bien con otro trapo diferente al anterior, también de algodón, limpio y suave, podemos limpiarla y así quitar los restos de resina de la vara.

Espero que os haya sido útil la entrada de hoy.

Un saludo,

Carlos 😉

Next Post

¿Qué estoy tocando?

19 noviembre, 2015 0

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: