La concentración en el estudio

By on 20 marzo, 2016 0 423 Views

En el post de hoy os voy a hablar de un aspecto básico y fundamental para desarrollar el estudio de cualquier disciplina o materia, pero en especial la música y en particular la viola y los instrumentos de cuerda en general: la concentración.

Albert Einstein tocando su violínEn primer lugar, hay que tener en cuenta, que cuando empezamos a tocar, entran en juego muchas partes de nuestro cuerpo, muchos movimientos que en principio van a resultar difíciles de coordinar. Van a necesitar de nuestra atención cada uno de ellos y si además le sumamos la atención que debemos prestar a la lectura musical, la concentración debe ser muy alta para conseguir nuestros objetivos.

Muchas veces, aparecen “sin darnos cuenta” vicios o malas posturas en nuestra manera de tocar. Todos los que tocamos un instrumento de cuerda lo sabemos, lo fácil que es coger un vicio pero en cambio lo que cuesta quitar un mal hábito. Si nos paramos a pensar detenidamente, muchos de esos errores posturales que cometemos son la consecuencia de una falta de concentración en el estudio. Me explico.

Cuando estudiamos o cuando tocamos en general, estamos prácticamente centrados en las notas que ejecutamos en un porcentaje elevadísimo y en cambio descuidamos factores tan importantes como un buen agarre del arco, una buena colocación de la viola, una manera correcta de pasar el arco y un larguísimo etcétera. Damos por hecho que esos aspectos técnicos están en su sitio, pero si no les prestamos la atención que merecen pueden aparecer esos malos hábitos. No solo se puede quedar ahí, en un mal hábito ya que por ejemplo una mala postura, nos puede llevar a una lesión y el problema puede ser más grave de lo que creemos.

Normalmente buscamos soluciones cuando aparece el problema pero, ¿no sería mejor evitar el problema mediante la prevención? En un post anterior ya os hablaba de la importancia de realizar ejercicios de calentamiento antes de la práctica musical y también una serie de estiramientos cuando se finalice. Os dejo aquí el link directo a esa publicación.

Una vez realizados los calentamientos, es importante buscar un ambiente de estudio adecuado, relajado, que favorezca la concentración, sin ruidos y sin exceso de elementos externos que nos hagan distraernos. Mantener la concentración en lo que estamos haciendo, ya sea tocar la viola, estudiar lenguaje musical, análisis, composición o cualquier otra materia, es complicado durante un largo periodo de tiempo. Así que es mejor tocar durante unos 30 minutos, realizar una pausa de unos 5 minutos, relajar tanto nuestro cuerpo como nuestra mente y posteriormente proseguir con el estudio. De nada sirve pasarnos largas horas de estudio si nuestra mente “no está” en lo que estamos haciendo y está en otras cosas.
Habrá días que nuestra concentración, por el motivo que sea, no será la mejor y no hay que forzar. Es mejor un estudio corto pero concentrado, que mucho más largo y disperso de mente.

meditaciónUna de las técnicas que funcionan para relajarnos y encontrar ese punto de concentración que necesitamos es la práctica de la meditación. La meditación, de una manera muy básica explicada, es la práctica de la relajación mental, dejando nuestra mente sin pensamientos que nos impidan estar en el presente y ello se busca mediante la concentración en la respiración entre otras muchas maneras.

Para los que estéis interesados en estas técnicas de relajación podéis entrar en el siguiente link y profundizar un poco más sobre el tema.

Para poner un poco de música a este post, os dejo el audio de la adaptación para viola y piano de la Meditación de la ópera Thaïs del compositor francés Jules Massenet en la interpretación de Rivka Golani a la viola y Michele Levin al piano.

Y ahora en vídeo, la versión original de la misma pieza que es para violín y orquesta.

¿Qué versión os gusta más, con piano o con orquesta?

Un saludo,

Carlos 😉

A %d blogueros les gusta esto: